Todo lo que debes saber del ACTA PREVIA A PRÉSTAMO HIPOTECARIO:

La Ley 5/2019, de contratos de crédito inmobiliario que entró en vigor el 16 de junio de 2019 supone un nuevo soporte de cara a deudores, deudores no hipotecantes y/o avalistas en virtud del derecho a la información, que como integrantes de la relación contractual ostentan y pueden ejercitar.

Una vez aceptada la operación a nivel bancario, y firmada la documentación precontractual (entendida ésta como todos los documentos previos a la gestión notarial), los integrantes de la operación bancaria deben acudir a cualquier notaria de su elección a formalizar el Acta previa de préstamo.

El Acta previa, ha sido concedida legalmente, como la herramienta perfecta para que los hipotecantes y avalistas disipen todas sus dudas ante el fedatario público, que el día de mañana formalizará su hipoteca.

El Acta debe otorgarse con anterioridad a la operación hipotecaria, en un período comprendido en 14 días naturales desde la recepción por parte de la Notaría de los documentos y la firma de la escritura.

En la fecha acordada por las partes –previa a la firma de la escritura-, futuros hipotecantes y Notario, es el momento perfecto para dispersar todas las dudas habidas en la documentación hipotecaria, condiciones y consecuencias de su futuro préstamo, firmada en primera instancia ante su gestor bancario; la Ficha Europea de Información Personalizada (conocida como FEIN); la Ficha de Advertencias Estandarizadas (FIAE); el documento informativo de la distribución de gastos de la futura operación; la información precontractual relativa a otros productos de la entidad bancaria contratados por los futuros deudores y lo último documento, y de vital importancia, el proyecto de contrato de su futuro préstamo. En él, todas las condiciones contratadas, que será previsiblemente idéntico al formalizado en escritura pública el día de firma.

El Acta previa es un instrumento a favor de la transparencia, la claridad y entendimiento entre las partes involucradas en las operaciones hipotecarias. Y sobre todo, es una herramienta útil y de uso obligatorio para las personas físicas involucradas en la relación hipotecaria.

Únicamente quedan exentos de esta Acta, las personas jurídicas siempre que en la operación bancaria no intervenga un avalista persona física, y/o las personas relacionadas con las operaciones hipotecarias, es decir, gestores bancarios, directores de sucursal, personal de notaria.. etc.

¡Para cualquier pregunta o consulta sobre el Acta previa a Préstamo Hipotecario, no dude en contactar con nosotros!