Para dar fe, por ejemplo, de la antigüedad y propiedad de un vehículo antiguo, o de una construcción.