Acreditan el hecho de la existencia de una persona, previa su identificación por el notario.