Si te has casado o por el contrario te estás divorciando necesitas un notario para dar fe de la situación y evitar pleitos.